Blogia
L a P e d r @ d a

CAMAJANES EUROPEOS SE CONFABULAN PARA ATACAR A CUBA

CAMAJANES EUROPEOS SE CONFABULAN PARA ATACAR A CUBA Percy Francisco Alvarado Godoy
Rebelión. 5/11/2003.

Para los conocedores del antiguo refrán cuyo contenido reza: "Dios los hace y el Diablo los junta", no ha resultado sorprendente que, paralelamente a los ataques oficialistas de algunos países de la Unión Europea contra Cuba, varios personajillos de la antigua y autotitulado disidencia de naciones ex socialistas del Viejo Continente, se hayan confabulado para organizar también una campaña anticubana, cuyos métodos, formas y objetivos no difieren en nada del discurso político ideológico mantenido por Estados Unidos en ese sentido.

El pasado 18 de septiembre, siguiendo un proceso iniciado y manipulado desde las oficinas de la Casa Blanca, el Palacio de la Moncloa y otras sedes gubernamentales ubicadas en Italia, Polonia, República Checa, etc., un variado grupo de representantes de las fuerzas antisocialistas y de la contrarrevolución en Europa, se lanzaron a crear en Praga el autoproclamado Comité Internacional para la Democracia en Cuba.

De inmediato se movilizaron todos aquellos que de alguna manera no aceptan la existencia de un bastión del socialismo en Cuba y guardan en sus entrañas un viejo odio hacia aquel régimen político, instalado alguna vez en sus países. Connotados opositores al socialismo, oportunistas de toda laya, ultraderechistas y conservadores, reconocidos servidores del imperialismo, intolerantes mediocres y, por supuesto, muchos acostumbrados a recibir dinero a cambio de la traición política, se aglutinaron apresuradamente dentro de este engendro. No resultó extraño, pues, que antiguos servidores de la contrarrevolución y probados camajanes de las antiguas naciones socialistas de Europa vocinglaran su adhesión. Jacek Kuron (Polonia); Alexander Soljenitzyn y Serguei Kovaliev (Rusia); Miroslav Kusi, Martin Simecka y Jan Langos (Eslovaquia), así como Michel Horacek, Martin Benda, Rudolf Batek, Ladislav Lis y Tomas Pstross (República Checa), se apresuraran a ofrecer "su experiencia" para con tribuir a derrocar a la Revolución Cubana. Junto a ellos se agruparon otras fuerzas de derecha, representadas en los parlamentos europeos por partidos políticos de probado conservadurismo y alianza con el imperialismo.

Dentro de este grupo descollaron varios ex gobernantes de naciones europeas, otrora connotados opositores al socialismo, como lo son los casos de los ex presidentes Václav Havel (República Checa), Lech Walesa (Polonia) y Arpad Goncz (Hungría), así como ex primeros ministros como Philip Dimitrov (Bulgaria) y Mart Laar (Estonia). No resulta extraño el liderato de estos señores dentro del CIDC, cuando se conocen de antemano sus posiciones anticubanas desde hace mucho tiempo.

¿Quién no recuerda las declaraciones de Mart Laar en la Casa Bacardí durante su visita a Miami en agosto del 2002, en ocasión de un encuentro organizado por el Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos de la Universidad de esa urbe, cuando ante un auditorio de mafiosos y terroristas de origen cubano expresó su disposición a apoyar con toda su experiencia el proceso de "liberación" de Cuba? En esa oportunidad se entrevistó con diversos grupos contrarrevolucionarios, radicados en la Florida, así como con servidores del imperialismo y quinta columnistas dentro de la Isla por vía telefónica.

Al referirse al gobierno cubano, este viejo servidor del imperialismo se atrevió a decir: "Tienen miedo, y si tienen miedo es porque saben que van a caer. Ya es hora de que se acabe el socialismo en Cuba". O este señor es muy tonto o no conoce a los cubanos. Le bastaría conocer los más de cuarenta años de resistencia contra los ataques terroristas, el bloqueo más criminal, a todo tipo de agresiones, incluida la promoción del aislamiento político a nivel internacional, para entender que a los cubanos no los asusta ni los amedrenta nada.

Los mismos discursos y frases de equivocada premonición han usado Lech Walesa, Arpad Goncz y Václav Havel en diversas oportunidades. Sin embargo, rompieron la lata en un artículo de reciente publicación en varios periódicos europeos, caracterizado por estar lleno de calumnias y falsas apreciaciones sobre Cuba. En el mismo retomaron, las a su vez erróneas palabras de Bush y su socitos negros, Colin Powell y Condoleeza Rice, y declararon que el gobierno cubano "se está quedando sin aire como ocurrió con los regímenes comunistas de Europa del Este". Para ellos, "los tiempos cambian, la revolución y sus dirigentes envejecen y el régimen está nervioso".

Pobres señores estos, desconocedores del hecho de que los pulmones de la Revolución son los suficientemente jóvenes y no hay nerviosismo en nosotros.

El CIDC como instrumento de la política anticubana de los enemigos de la Revolución.

1) Si se analiza la composición y vínculos del CIDC con otras fuerzas políticas, salta a la vista con toda claridad su papel contrarrevolucionario y su supeditación al discurso político ideológico del imperialismo yanqui y la ultraderecha europea.

Además del conglomerado de personajes ya mencionados, resaltan dentro del mismo la ex Secretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright, vieja enemiga de la revolución Cubana, quien a todas luces parece ser la coordinadora de los vínculos de este engendro y la actual administración yanqui, particularmente con el Departamento de Estado.

También aparecen en la lista el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Markus Meckel, la parlamentaria sueca Cecilia Malmstrom, la viuda del disidente ruso Andrés Sajarov, y el actual jefe del Comité de relaciones Exteriores del parlamento eslovaco, Milan Fiegle. No podían faltar, por supuesto, en el intento por darle un carácter más internacional, dos oportunistas latinoamericanos, probados y reincidentes enemigos de Cuba como el mexicano Enrique Krauze y el peruano Mario Vargas Llosa.

Los vínculos del CIDC con organizaciones anticubanas europeas al servicio de las causas más oscuras y controversiales como Reporteros sin Frontera, radicada en París, y People in Need, radicada en Praga y quien brindó sus oficinas para su sede, así como el FAES español, colocan a este engendro como una más de las organizaciones encargadas de internacionalizar las campañas anticubanas promocionadas por la Casa Blanca y sus acólitos.

El propio José María Aznar, actual Primer Ministro español y declarado contrarrevolucionario, encargado de capitanear la causa anticubana en Europa, mantiene vínculos estrechos con el CIDC e hizo recientes declaraciones de apoyo al mismo durante su visita a Miami el mes pasado.

Por supuesto, no se excluyen los vínculos carnales de este nuevo grupo con los representantes de la mafia de Miami, con los que se reúnen sistemáticamente, así como con miembros de la quinta columna contrarrevolucionaria radicada en la Isla, la que es sobredimensionada y apoyada por ellos de forma abierta y descarada.

No cabe duda, pues, que la aparición del CIDC encaja dentro del propósito de crear una Internacional encargada de desarrollar no sólo una agresiva campaña ideológica contra Cuba, sino también de promover la caída de la Revolución por todas las vías y formas posibles.

2) El propio CIDC ha dejado en claro cuáles son sus objetivos con respecto a Cuba:

● Crear un Fondo para la Democracia en Cuba:

De acuerdo con este objetivo, que no difiere en nada del amplio presupuesto de 7 millones de dólares proclamado por Bush para el año 2004 y destinado para financiar a la contrarrevolución interna en Cuba, el CIDC pretende reunir diversas cantidades de dinero para mantener a sus asalariados dentro de la Isla, comprar sus conciencias y fomentar sus actividades quinta columnistas. Con esas grandes sumas de dinero se crearan las condiciones para la obtención de soportes materiales para la actividad de las supuestas bibliotecas independientes, los autoproclamados periodistas "independientes" y toda la calaña de vividores y camajanes que hacen del negocio de la contrarrevolución una forma de vivir sin sudar.

Mediante este fondo se pretende sostener la guerra ideológica anticubana, recurriendo a la difusión dentro y fuera de Cuba de todo tipo de propaganda provocadora y encaminada a falsear los objetivos y logros de la Revolución, así como entorpecer los programas que actualmente se llevan a cabo dentro de la Isla y promover la indisciplina social.

Este dinero, por supuesto, estará encaminado a sostener campañas encaminadas a falsear la esencia de la actividades de los grupúsculos contrarrevolucionarios, sobredimensionando su papel dentro de la Isla, así como vendiéndolos a la opinión pública internacional como luchadores por la libertad, presos de conciencia, etc., cuando en realidad no son más que oportunistas capaces de venderse al mejor postor a cambio de dinero, viajes y otro beneficios. En tal sentido, se han encargado de dimensionar al cacareado Proyecto Varela y a la figura de Oswaldo Payá como opciones supuestamente democráticas y a las que, en realidad, son desaprobadas por la mayoría de los cubanos en la Isla.

● Establecer diversos mecanismos de presión sobre el gobierno cubano en la arena internacional, mediante el empleo de campañas de todo tipo, tales como labores de lobby dentro de los parlamentos de los países de la Unión Europea y de Latinoamericana, imitando a sus congéneres de la FNCA, así como alentando actividades provocadoras frente a las embajadas de Cuba como las que se montan hoy en París y Praga por grupúsculos anticubanos como Reporteros sin Fronteras y People in Need, respectivamente.

● Recurriendo a similar estrategia que la contenida en las medidas anunciadas por George W. Bush el pasado 10 de octubre -lo que prueba no sólo la coincidencia de métodos, sino la subordinación del CIDC a la política anticubana de la Casa Blanca-, se han propuesto arreciar la guerra ideológica mediante el empleo de emisiones radiales contra Cuba. Si el presidente norteamericano prometió aumentar los esfuerzos para hacer efectivas las transmisiones hacia Cuba de Radio y TV Martí, el CIDC promueve la creación de un programa que se transmitirá a Cuca, por onda corta, a través de Radio Praga, Radio Exterior de España o Radio Nederland. Por supuesto, el contenido de las emisiones radiales serán los mismos en ambos casos y nadie duda que su objetivo sean alentar a la contrarrevolución en Cuba y que pudieran aparecer voces tan detestables como las Armando Pérez Roura, Agustín Camargo o Ninoska Pérez Castellón.

● Imitando a sus congéneres de Miami o del FAES español, promulgan la organización de seminarios sobre la situación en Cuba, así como a atacar las inversiones en Cuba por parte de compañías extranjeras y a desestimular el creciente flujo de turistas a la Isla. Todo este esfuerzo, está claro, es encaminado a promover el ahogo económico de la Revolución como complemento al criminal bloqueo que se aplica contra los cubanos.

Todos estos objetivos, escalones subordinados al objetivo supremo de acabar con la Revolución Cubana, se insertan dentro de la actual campaña anticubana promovida por Estados Unidos y la mafia terrorista de Miami. El CIDC, sin lugar a dudas, se ha convertido en otro engranaje más de este complejo andamiaje contrarrevolucionario, destinado al fracaso.

Cuba resiste y seguirá resistiendo a pesar de todo. De eso no tengo la menor duda. Cuenta también con la solidaridad de millones de amigos en todo el mundo, los que estoy seguro nunca la abandonarán.

Esta verdad debiera saberla el señor Carlos González, uno de los promotores de la actual campaña anticubana del CIDC y de People in Need, y se la haremos saber mediante mensajes de apoyo a Cuba a su propia dirección:

Carlos González
Sokolka 18, Praga 4, 120 00, República Checa.
carlos.gonzalez@pinf.cz

Nosotros, sin lugar a dudas, tenemos la última palabra. No hay miedo, señores, se los aseguro.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres